Cómo su cuerpo mantiene una temperatura constante: Termorregulación

  1. Educación
  2. Ciencia
  3. Anatomía
  4. Cómo su cuerpo mantiene una temperatura constante: Termorregulación

Libro Relacionado

Por Maggie Norris, Donna Rae Siegfried

Todas las reacciones metabólicas en todos los organismos requieren que la temperatura del cuerpo esté dentro de un cierto rango. Debido a que los humanos son homeotermos o «de sangre caliente», usted mantiene una temperatura corporal relativamente constante, independientemente de la temperatura ambiente. Esto se hace regulando la tasa metabólica. El gran número de mitocondrias por célula permite una alta tasa de metabolismo, que genera mucho calor.

La regulación de la temperatura corporal requiere un suministro constante de combustible (glucosa) a los hornos mitocondriales.

Otra forma de controlar la temperatura corporal es empleando adaptaciones que conservan el calor generado por el metabolismo dentro del cuerpo en condiciones frías o disipan ese calor fuera del cuerpo en condiciones demasiado calurosas. Algunas de las adaptaciones específicas incluyen las siguientes:

  • Sudor: Las glándulas sudoríparas de la piel abren sus poros para disipar el calor mediante el enfriamiento evaporativo del agua de la piel. Se cierran para conservar el calor. Las glándulas sudoríparas se abren y se cierran por la acción de los músculos en la base de la glándula, profundamente debajo de la piel.
  • Circulación sanguínea: Los vasos sanguíneos cercanos a la piel se dilatan (agrandan) para disipar el calor en la sangre a través de la piel. Se constriñen (estrechan) para conservar el calor. Es por eso que tu piel se enrojece cuando estás caliente: Es el color de tu sangre visible en la superficie de tu piel.
  • Contracción muscular: Al cerrar los poros del sudor y la constricción de los vasos sanguíneos no son suficientes para conservar el calor en condiciones frías, sus músculos comenzarán a contraerse automáticamente para generar más calor. Esta reacción es conocida como «temblor».
  • Aislamiento: Las regiones de tejido graso bajo la piel proporcionan aislamiento, manteniendo el calor del cuerpo dentro. El vello corporal también ayuda en esto (aunque no lo suficiente para evitar que necesitemos un abrigo de invierno agradable y cálido).

Add Your Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *