Cómo se forman los coágulos de sangre para prevenir las fugas

  1. Educación
  2. Ciencia
  3. Biología
  4. Cómo se forman los coágulos de sangre para prevenir las fugas

Los coágulos de sangre se forman para ayudar a prevenir las fugas cuando se rompe la superficie de la piel, por ejemplo, cuando se corta el dedo cortando zanahorias o en un pedazo de vidrio roto. Su cuerpo pasa por una serie de eventos para asegurarse de que usted no se desangre hasta morir.

Primero, después de gritar de dolor o murmurar unas pocas palabras, el vaso sanguíneo lesionado se contrae. La constricción reduce el flujo sanguíneo al vaso sanguíneo lesionado, lo cual ayuda a limitar la pérdida de sangre. Los torniquetes ayudan a exprimir el flujo sanguíneo de la misma manera cuando se lesionan los vasos sanguíneos principales.

Con el vaso sanguíneo lesionado constreñido, las plaquetas presentes en la sangre que está pasando a través de ese vaso comienzan a adherirse a las fibras de colágeno que forman parte de la pared del vaso sanguíneo. Eventualmente, se forma un tapón plaquetario que llena pequeños desgarros en el vaso sanguíneo.

Una vez que se forma el tapón plaquetario, se inicia una cadena de eventos para formar un coágulo. Las reacciones que ocurren son catalizadas por enzimas llamadas factores de coagulación. Hay 12 factores de coagulación, y el mecanismo que ocurre es muy complejo.

A continuación se presentan algunos aspectos destacados de lo que sucede durante el proceso de coagulación:

  • Después de que se forma un tapón plaquetario, comienza la fase de coagulación, que implica una cascada de activaciones enzimáticas que conducen a la conversión de la protrombina en trombina. El calcio es necesario para que esta reacción ocurra.
  • La propia trombina actúa como una enzima y hace que el fibrinógeno -una de las dos principales proteínas plasmáticas- forme largas hebras de fibrina.
  • Las roscas de fibrina entrelazan el tapón plaquetario formando una estructura en forma de malla para formar un coágulo.
  • La estructura atrapa los glóbulos rojos que fluyen hacia ella, formando un coágulo. Debido a que los glóbulos rojos se enredan en la malla, los coágulos parecen ser rojos. A medida que los glóbulos rojos atrapados en el exterior se secan, el color se vuelve rojo pardusco y se forma una costra.

Add Your Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *