Cómo se utilizan en las estadísticas los grupos de tratamiento

Los estudios estadísticos a menudo incluyen varios tipos de experimentos: grupos de tratamiento, grupos de control, placebos y pruebas ciegas y doble ciego. Un experimento es un estudio que impone un tratamiento (o control) a los sujetos (participantes), controla su entorno (por ejemplo, restringiendo sus dietas, dándoles ciertas dosis de un medicamento o placebo, o pidiéndoles que permanezcan despiertos durante un período de tiempo prescrito) y registra las respuestas.

El propósito de la mayoría de los experimentos es identificar una relación de causa y efecto entre dos factores (como el consumo de alcohol y la visión deficiente; o el nivel de dosis de un medicamento y la intensidad de los efectos secundarios). He aquí algunas preguntas típicas que los experimentos intentan responder:

  • ¿Tomar zinc ayuda a reducir la duración de un resfriado? Algunos estudios demuestran que sí.
  • ¿La forma y la posición de su almohada influyen en su forma de dormir por la noche? El Centro de Columna de Emory en Atlanta dice que sí.
  • ¿Afecta la altura del talón del zapato a la comodidad del pie? Un estudio realizado en UCLA dice que los tacones de hasta una pulgada son mejores que las suelas planas.

Pruebas de grupo de tratamiento versus grupo de control

La mayoría de los experimentos tratan de determinar si algún tipo de tratamiento experimental (o factor importante) tiene un efecto significativo en un resultado. Por ejemplo, ¿ayuda el zinc a reducir la duración de un resfriado? Los sujetos que son elegidos para participar en el experimento se dividen típicamente en dos grupos: un grupo de tratamiento y un grupo de control. (Más de un grupo de tratamiento es posible.)

  • El grupo de tratamiento está formado por participantes que reciben el tratamiento experimental cuyo efecto se está estudiando (en este caso, comprimidos de zinc).
  • El grupo de control está formado por participantes que no reciben el tratamiento experimental que se está estudiando. En cambio, reciben un placebo (un tratamiento falso; por ejemplo, una pastilla de azúcar); un tratamiento estándar, no experimental (como la vitamina C, en el estudio del zinc); o ningún tratamiento en absoluto, dependiendo de la situación.

Al final, las respuestas de aquellos en el grupo de tratamiento se comparan con las respuestas del grupo de control para buscar diferencias que sean estadísticamente significativas (es poco probable que hayan ocurrido por casualidad).

Pruebas de placebo

Un placebo es un tratamiento falso, como una pastilla de azúcar. Los placebos se administran al grupo de control para explicar un fenómeno psicológico llamado el efecto placebo, en el cual los pacientes que reciben un tratamiento falso aún reportan tener una respuesta, como si fuera el tratamiento real. Por ejemplo, después de tomar una pastilla de azúcar, un paciente que experimenta el efecto placebo puede decir: «Sí, ya me siento mejor» o «Vaya, estoy empezando a sentirme un poco mareado». Al medir el efecto placebo en el grupo de control, usted puede determinar qué parte de los informes del grupo de tratamiento se debe a un efecto físico real y qué parte es probable que se deba al efecto placebo. (Los experimentadores asumen que el efecto placebo afecta de manera similar tanto al grupo de tratamiento como al de control.)

Pruebas ciegas y doble ciego

Un experimento a ciegas es aquel en el que los sujetos que están participando en el estudio no saben si están en el grupo de tratamiento o en el grupo de control. En el ejemplo del zinc, las tabletas de vitamina C y las tabletas de zinc se verían exactamente iguales y a los pacientes no se les diría qué tipo de píldora estaban tomando. Un experimento ciego intenta controlar el sesgo por parte de los participantes y asegurar que el efecto placebo no afecte sólo al grupo de tratamiento. (Si el estudio de ejemplo no fue ciego, aquellos que no toman zinc podrían no molestarse en tomar sus pastillas o podrían creer que no mejorarán porque saben que no están tomando las cosas buenas.)

Un experimento doble ciego controla la posibilidad de sesgo tanto por parte de los pacientes como de los investigadores. Ni los pacientes ni los investigadores que recopilan los datos saben qué sujetos recibieron el tratamiento y cuáles no. Entonces, ¿quién sabe lo que está pasando en cuanto a quién recibe qué tratamiento? Típicamente, un tercero (alguien que no está involucrado en el experimento) reúne las piezas de forma independiente, y sólo él sabe qué sujetos recibieron el tratamiento y cuáles no. Un estudio doble ciego es mejor, porque aunque los investigadores puedan decir ser imparciales, a menudo tienen un interés especial en los resultados – de otra manera no estarían haciendo el estudio!

Add Your Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *